Cómo ahorrar en el mantenimiento de tu coche

Los coches son caros, no solo a la hora de comprarlos, sino también a la de mantenerlos a punto. Muchos de estos gastos provienen del propio uso del vehículo, mientras que otros son fruto de averías o piezas que deben sustituirse. No obstante, siguiendo una serie de consejos, puedes ahorrar bastante en el mantenimiento de tu automóvil, sin por ello renunciar a que se encuentre en perfecto estado.

Consejos para ahorrar en el mantenimiento de tu automóvil

En primer lugar, las ruedas son muy importantes, ya que el vehículo descansa y circula sobre ellas. Por eso, es fundamental que estén siempre a punto. A la hora de comprarlas y para economizar, puedes buscar en tiendas online. En este sentido, puedes elegir entre los neumáticos y llantas de Claxon.org. Además de esto, también es importante que las lleves con la presión adecuada, no solo por seguridad, sino también porque, de hallarse en mal estado, generan un mayor gasto de combustible.

Por otra parte, hay tareas de mantenimiento de tu coche que puedes hacer tú mismo, ahorrándote así el taller. En este sentido, puedes cambiar el aceite y su filtro, algo muy sencillo y que incluso suele estar explicado en el libro técnico que viene con el vehículo. Si no lo tienes, puedes buscar en Internet un tutorial sobre cómo hacerlo. Igualmente, cambiar las bombillas de las luces o el líquido anticongelante tampoco tienen mayor secreto. Incluso hay piezas que son sencillas de reemplazar cuando se estropean.

Respecto a estas y en cualquier caso, si tienes que cambiar una y quieres ahorrar, te recomendamos que la busques en un desguace en vez de ir al concesionario oficial de la marca. En los primeros, resulta muy fácil encontrar piezas en buenas condiciones y a precios muy interesantes. Además, la ley obliga a esos establecimientos a dar un año de garantía respecto a ellas.

También es importante que, cuando veas algún problema en tu coche, lo soluciones de raíz aunque no le impida circular. Si lo vas dejando, podría desembocar en una avería grave y, por tanto, mucho más costosa.

Otra idea interesante a la hora de ahorrar en el mantenimiento de tu vehículo es que lo laves tú mismo. En muchas gasolineras, hay puntos donde puedes hacerlo, no solo por fuera, sino también por dentro, ya que cuentan con aspiradoras.

Por otra parte, el modo de conducción es importante a la hora de gastar más o menos combustible. Hay algunos trucos que permiten ahorrar. Por ejemplo, apagar el motor en paradas largas, procurar mantener una velocidad uniforme y cambiar a revoluciones bajas, utilizar el propio motor para frenar y usar solo lo indispensable el aire acondicionado.

Ahorra en el papeleo

Por último, también puedes gastar menos dinero en la documentación de tu vehículo. Por ejemplo, las compañías de seguros hacen campañas promocionales a buenos precios. Y, por otra parte, no todas las estaciones de ITV cobran lo mismo.

En conclusión, siguiendo estas sencillas pautas, tendrás tu coche en perfecto estado y ahorrarás un buen dinero en su mantenimiento.

Add a Comment