Cómo conseguir minicréditos de forma segura

Desde hace pocos años han empezado a brotar empresas privadas que ofrecen financiación rápida desde internet. Lo más probable es que cualquier persona haya visto las campañas publicitarias que aparecen en televisión de las marcas Wonga o Vivus. Estas empresas venidas desde el extranjero, la mayoría provenientes de países nórdicos y del este de Europa, ofrecen minicréditos de 300€ en cuestión de minutos tan solo presentando algún justificante de ingresos.

Esta accesibilidad acarrea ciertos riesgos a las empresas prestamistas lo que conlleva que los honorarios de este producto financiero crezcan. Bien empleados, los micro créditos son un recurso eficaz ante faltas puntuales de liquidez, como una avería en el coche, una multa o cualquier otro gasto inesperado.

Aunque esta actividad no esté regulada por el Banco de España no quiere decir que no esté legislada o que desproteja los derechos del consumidor. Hay que aclarar que esta actividad es perfectamente legal y de tener algún problema siempre se pueden acudir a los tribunales ordinarios para reclamar. Dicho esto resulta interesante tener en cuenta una serie de factores para acudir a las empresas más transparentes o fiables de cara al consumidor.

La mayoría de los clientes de este servicio piden el mini préstamos por internet buscando a través de Google. Cabe recordar que Google es tan solo un buscador que ofrece en primer lugar las empresas más mencionadas en la red, esto no es una garantía de calidad ni significa que las webs que aparecen en los primeros puestos sean mejores que las que aparecen más abajo.

En este sentido una vez que encontremos una web que ofrezca minicréditos tendremos que tener en cuenta si tiene accesibles ciertas informaciones como la política de privacidad, las condiciones del préstamo, el dinero a devolver, los plazos, etc.

La política de privacidad nos garantiza que la empresa tratará conforme a la ley nuestros datos personales. En estos casos resulta muy importante esta garantía ya que la empresa en cuestión pasará a tener datos muy sensibles como el número de cuenta bancaria o nuestra nómina. Esta información puede ser borrada si el cliente lo demanda así que si llega el caso solo tiene que comunicarle la decisión de darse de baja a la empresa junto con una firma.

Es muy importante tener claro cómo funciona el servicio antes de solicitar e incluso contactar a través de chat, mail o teléfono con el prestamista para despejar las dudas que puedan surgir.

Una vez comprobada la identidad y reputación de la empresa seleccionada es conveniente ponerse un recordatorio de cuándo vence el préstamo. De este modo evitaremos retrasarnos en el pago. Los intereses de demora para estos créditos son muy altos por lo que un retraso de semanas puede conllevar cientos de euros. Conociendo esto  evitaremos caer en gastos inútiles. Sin los costes por demora muchos de los minicréditos pueden salir gratis o a tan solo 5 euros, ya que muchas empresas tienen ofertas de bienvenida o premian a sus clientes de confianza.

Si por cualquier motivo no se puede devolver el dinero a tiempo es mejor ponerse en contacto con la empresa en cuestión para buscar una solución antes que cerrrarse en banda. Las deudas no caducan y acumulan intereses, es probable que tarde o temprano haya que pagarlas multiplicadas por 2 o por 3. Para evitar esto se pueden pactar condiciones de devolución o prórrogas del préstamo, evitando así sobrecostes o el ingreso en ficheros de morosos como el ASNEF que impedirán el pago financiado en el futuro.

Siguiendo estos consejos usted evitará problemas a la hora de elegir una buena empresa de préstamos o malos entendidos una vez haya solicitado el préstamo. Si fuera víctima de un fraude o le cobrarán intereses desmedidos puede denunciarlo. La usura está tipificada como delito por lo que no se pueden cobrar intereses desproporcionados aunque la persona en cuestión haya aceptado pagarlos en el momento de la concesión. Infórmese de sus derechos o acuda a la Oficina del Consumidor si tiene cualquier incidencia.

La responsabilidad y la prudencia en estos casos es el mejor consejo. No pida dinero para caprichos ni para pagar otras deudas ya que este tipo de comportamientos suele acarrear más complicaciones que soluciones.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies