Cómo organizar mejor la ejecución de tareas

Seguro que en más de una ocasión has terminado el día agobiado con tanto trabajo y sientes que te ha faltado más tiempo para poder terminar todas las labores que tenías que hacer. Igualmente, es muy fácil que caigas en la rutina de mantenerte ocupado con las pequeñas tareas repetitivas del día a día.

Esta situación se ha agravado en los últimos años debido a la creciente dependencia por revisar el correo y estar constantemente pendiente del teléfono móvil.

Esta inversión de tiempo te produce insatisfacción laboral, que a su vez, te puede provocar altos niveles de estrés por no poder alcanzar tus logros ni tus objetivos. Para evitar esta sensación, existe una técnica llamada el batching de tareas. Esta técnica no es descubrimiento reciente, pero sí que es una herramienta muy útil para los emprendedores.

¿En qué consiste la técnica de gestión de tareas?

Lo importante de este sistema es la idea de agrupar tareas que puedes resolver de forma parecida y que sean de corta duración, para que así las puedes finalizar en el mismo intervalo de tiempo.

Esta técnica te ayuda a trabajar más concentrado, ya que evitas la multitarea y las distracciones, y por tanto puedes progresar en tus objetivos de forma eficaz.

Sin embargo, planificar no es sólo hacer una lista. Tienes que decidir claramente lo que vas a hacer y lo que no, familiarizarte con lo que te espera y prepararte para conseguir los resultados que deseas.

Consejos para organizar la gestión de tareas del mejor modo

Lo primero que debes hacer es elaborar una lista para planificar todas las actividades que tienes que hacer. Puedes hacerla diaria o semanalmente. Apunta también el tiempo aproximado que consideras que te va a llevar realizar cada una de las tareas. Y una vez la tengas hecha, prioriza en base a la importancia que tiene cada una.

Puedes catalogar las tareas, para que visualmente tengas claro qué es lo más urgente y que no puede esperar, de lo que es totalmente superfluo y no te va a ayudar a ser más productivo. De este modo, puedes eliminar lo innecesario para no perder tiempo en ello. Asimismo, es importante que te dediques unos minutos para descansar entre cada tarea, para que así puedas rendir con más eficacia.

Los medios de comunicación son muy útiles si sabes administrarlos correctamente. Sin embargo, pueden convertirse rápidamente en los peores enemigos de tu rendimiento. Revisar el correo y responder las llamadas pueden convertirse en un foco de distracción que te interrumpe constantemente.

Por lo tanto, puedes acumular estas tareas para resolverlas en un momento del día en el que ya no tengas tanta energía. Cuando empiezas con lo más urgente por la mañana, eres más dinámico y puedes concentrarte mejor, sin dejar de ser productivo por la tarde.

Procura posponer las actividades que más te gustan para el final de tu jornada. Ya que cuanto antes finiquites las tareas que te resultan más engorrosas, menos tiempo dedicarás a pensar en ellas.

Por último, no sobrecargues el día con mil cosas que hacer, ya que eso te puede acarrear estrés nuevamente.

Add a Comment