Gestionando los residuos de empresas en Madrid

Aunque es cierto que cada vez se va generando más conciencia social en torno al reciclaje, según el INE más del 72 % de la basura generada en la comunidad de Madrid no es reciclada. Aún lejos del objetivo planteado por la unión europea para 2020, las familias en general y las empresas en particular poco a poco van modificando sus pautas en hábitos de reciclaje. Y es que algo tan usual como tirar cáscaras de fruta en una bolsa de basura con otros elementos que sí se pueden reciclar puede aumentar el efecto invernadero.

Nuevos elementos y procesos de reciclaje

En otras comunidades como País Vasco o Cataluña ya existe un quinto contenedor además de los ya existentes: el del contenido orgánico. Además del papel, vidrio y envases, en el resto de comunidades el cuarto contenedor sirve para captar todo lo que no puede ser ubicado en ninguno de los tres primeros. Este hecho genera un grave problema ya que a raíz de mezclar según qué elementos orgánicos con otros materiales se producen emisiones de un tipo de metano muy contaminante. Cabe resaltar que dicho metano multiplica por 25 el efecto invernadero producido por el dióxido de carbono.

Procesos como la biometanización (técnica de preparación de elementos de origen orgánico para producir metano e usarlo como fuente de energía), el compostaje o la incineración van ganando cada vez más espacio dentro del mundo del reciclaje.

Aspectos positivos del reciclaje en la industria

La gestión de residuos en Madrid llevada a cabo por las empresas es cada vez más elevada. El año pasado en la comunidad de Madrid un 12 % de empresas crearon por primera vez en su historia un plan personalizado de reciclaje, creciendo el porcentaje de las que que reciclan en cifras muy positivas. Este tipo de políticas vienen avaladas por una serie de ventajas estructurales y de proyección positiva como serían:

Reducir gastos. Al generar conciencia ecológica dentro de su personal, diversos estudios demuestran que las empresas reducen de manera importante su gasto en materias primas. Desde materiales de oficina hasta un mejor uso de la electricidad generan, a nivel inmediato, un ahorro más que interesante en las cuentas anuales de cualquier empresa. Evita el uso de bolsas de plástico, solicita a tus proveedores envases que puedan ser reciclados como cartón o vidrio e incentiva primas por reducción de gastos en electricidad entre tu personal.

Volver a utilizar. Intentar alargar la vida útil de los equipos y materiales no solo ahorrará parte de su presupuesto en nuevas adquisiciones de equipos sino que permitirá a tu empresa situarse en la vanguardia de la lucha contra la obsolescencia programada. Desde reutilizar cajas o bolsas hasta aprovechar al máximo las dos caras de los folios o usar bolsas de plástico como bolsas de basura. Todo suma.

Reciclar. Parte vital de este proceso. Colocar los distintos contenedores en ubicaciones estratégicas dentro de su empresa, realizar a través de empresas del sector cursos de aprendizaje y sensibilización para el personal o el incentivo económico de tus empleados generarán un beneficio de tu imagen corporativa que repercutirá de manera directa en tus resultados de manera muy positiva.

Add a Comment