Por qué se deben evitar las dietas milagro en verano

¡Que no te engañen! Las dietas milagro se presentan como una herramienta que te ayudará a quitarte mucho peso en un tiempo récord. Seguro que conoces a una amiga de una amiga de una tía que ha hecho una y se ha quitado esos kilos de más.

¿Son tan buenas como parecen? Ya te adelantamos que no. Pero no nos vamos a quedar así: te vamos a dar unas cuantas razones para que desistas de someterte a estas dietas.

Todo lo que tienes que saber sobre las dietas milagro

El catastrófico efecto rebote

Una de las principales particularidades que comparten las dietas milagro es que están compuestas de unos alimentos bajos en calorías; de esta manera, consiguen que se pierda peso rápidamente.

¿El problema? Que si no seguimos el entrenamiento correcto para mantener nuestra masa muscular, esto podría llegar a producir lo que se conoce como el “efecto rebote”. En otras palabras, que podemos llegar a pesar más de lo que pesábamos en el momento en el que nos decidimos por hacer la dieta.

Lo que deberías hacer es saber exactamente tu peso utilizando una báscula medisana PSM y seguir el entrenamiento adecuado para evitar problemas.

Pueden producir carencias importantes en el organismo

Otra de las características que las identifican es ser muy restrictivas con determinados alimentos. El problema de esto es que a veces eliminan algunos que cuentan con determinados nutrientes que se consideran completamente imprescindibles para vivir.

Puede ser que al limitarnos las grasas, el cuerpo no reciba la cantidad de ácidos grasos que necesita para mantenerse, que nos falten vitaminas del grupo B, que nos falte hierro o proteínas… Todo esto hará que estemos muy cansados y en casos extremos, hasta que podamos enfermar.

milagro

Nos producen ansiedad/estrés

El problema de no seguir una dieta equilibrada es que esto altera nuestro nivel de defensas, nuestra estética y hasta nuestro estado de ánimo. Esto es debido a que la presencia de la hormona cortisol se eleva en nuestro organismo.

Esta sensación de ansiedad es completamente caótica: puede que la necesidad de comer alimentos dulces sea tan grande que no nos podamos resistir. En conclusión: es posible que nos acabe afectando el efecto rebote del que ya hemos hablado anteriormente.

¡Nos afectan económicamente!

Aunque algunas dietas milagro las podemos preparar con ingredientes que conseguiríamos en cualquier supermercado, otras precisan de algunas píldoras, suplementos, libros o “ingredientes mágicos” para poder hacerlas posible.

Muchas personas, debido a la urgencia que tienen por adelgazar, acaban cayendo en la trampa y sus bolsillos quedan afectados catastróficamente.

Otros problemas

Pero lo que hemos visto es tan solo la punta del iceberg: pueden producir celulitis y flacidez a largo plazo, no nos enseñan a comer correctamente, nos impiden disfrutar de comidas con nuestros amigos, y lo peor de todo, te pueden hacer engordar.

Nuestra recomendación: Dieta sana + entrenamiento continuo = Cuerpo en forma.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR